Qué se come en Navidad en Latinoamérica

En esta época del año, muchas personas sentimos curiosidad por conocer que comen en otros países en  Nochebuena o noche de Navidad. En el siguiente artículo,  Liseth Perez-Almeida nos presenta un breve recorrido por la mesa navidaña de los países latinoamericanos.

Qué comen en Argentina en Navidad.

En Argentina, donde en Navidad las temperaturas son veraniegas, las familias celebran comiendo uno de los alimentos que los caracteriza a nivel mundial: la carne. Los argentinos disfrutan de un buen asado de res, de un pollo al horno o de un plato de cerdo, todo servido con diferentes ensaladas.

La sidra bien fría acompaña la comida y los turrones, las nueces, las avellanas, el pan dulce, las tortas de arroz y otros dulces le dan el toque final a la cena.

Y en Bolivia

Luego del brindis, en Bolivia se sirve un plato denominado picana que es una especie de caldo picante-dulce que lleva maíz, pedazos de carne de res y pollo, zanahoria, tomate, cebolla, papas, vino seco, entre otros ingredientes que crean una muy buena sopa. Al día siguiente se desayuna con muchos dulces hechos de harina como los buñuelos (rosquillas remojadas en miel), el panetón (pan de pasas y frutas abrillantadas o chocolate), y las sopaipillas (unos dulces parecidos al alfajor), todo con un buen chocolate.

En Chile

Un poco más al sur, en Chile, las familias continúan la tradición heredada de nuestros colonizadores y celebran el nacimiento del hijo de Dios comiendo pavo relleno, el que acompañan con maíz o choclo, como se denomina en muchos de nuestros países, y ensaladas. Entre sus comidas más tradicionales para estas fechas los chilenos cuentan al Pan de Pascua, preparado con ron, pasas, nueces y canela, y a la Cola de Mono, un licor navideño que se hace con leche, café, aguardiente, canela y azúcar.

Las familias colombianas

Las alegres familias de Colombia se reúnen para compartir un buen trozo de lechona (cerdo relleno y horneado), pernil de cerdo o el internacional pavo relleno. Los tamales, tradición que se comparte en muchos de nuestros países, también tienen su espacio en las mesas colombianas. Para beber no puede faltar la inigualable chicha (bebida hecha de maíz fermentado que se puede tomar como alcohol) y como postres los colombianos no pueden dejar de comer sus famosos buñuelos, su natilla y su dulce o arequipe.

Es importante hacer un breve para hablar del popular tamal, platillo de origen indígena que como mencionamos al principio, es el rey de las mesas navideñas de Latinoamérica. El tamal y sus platillos hermanos, el pastel (en Puerto Rico), la hallaca (en Venezuela) o el nacatamal (en Centroamérica), es un envuelto de masa (de maíz, plátano, yuca, ñame, papa o yautía) cubierto con hojas de maíz o plátano, relleno de diferentes carnes y vegetales y hervido en agua. Por su variedad e importancia en la gastronomía hispana, el tamal merece un capítulo aparte que podremos hacer más adelante, por ahora sigamos nuestro recorrido.

La Navidad gastronómica en Costa Rica

Los ‘ticos’, como se les conoce a los residentes de Costa Rica, celebran comiendo el tamal de cerdo, hecho a partir de masa bien condimentada, con cerdo, pollo, arroz, chile, y habichuelas, todo colocado sobre hojas de banano. El maíz crudo, una especie de bizcocho a base de maíz cocinado en un horno de barro, también es tradicional, así como los platos con cerdo, pollo o pavo, siempre acompañados de arroz blanco y ensalada.

Cuba gastronómica

Aunque su historia política ha cambiado sus costumbres, en Cuba la comida tradicional de las mesas del 24 de diciembre continúa siendo el cerdo. Es el anfitrión de la comida y los cubanos cocinan la pieza o el animal entero según sean las posibilidades económicas, acompañado con arroz congrí (arroz con frijoles negros), viandas (yuca, malanga, boniato) con mojo criollo a base de naranja agria, grasa de puerco y ajo semifrito. También disfrutan de ensaladas o plátanos fritos maduros o en forma de tostones.

A las 12:00 de la noche y con toda la familia reunida, en Ecuador se sirve consomé de pollo y como plato fuerte se comparte el hornado con agrio (cerdo horneado en horno de arcilla servido con vegetales encurtidos), o el pavo o pollo relleno. El postre tradicional en algunas regiones del Ecuador para estas fechas son los pristiños con miel de raspadura (frituras de harina, miel y canela), y la bebida es el canelazo quiteño, una bebida caliente con canela, azúcar, clavo de olor y un poco de anizado.

También en la Costa, luego de la cena se sirve chocolate caliente con pan de pascua.

La cena de Navidad es una tradición familiar en todo El Salvador, cena en la que el tamal hecho de maíz y diferentes carnes vuelve a ser el protagonista. Los salvadoreños sirven además pavo, jamón y carne molida, acompañados con arroz y vegetales. Como postre se comen pies, galletas y dulces de manzana, y como bebida el vino tinto es el favorito.
Los centroamericanos de Guatemala también comen tamales de cerdo o pollo elaborados con masa de maíz o papa, y como bebida disfrutan del tradicional ponche, el cual se prepara hirviendo frutas frescas, pasas, ciruelas, dátiles, azúcar morena y un poco de licor.

El rompopo, hecho de leche y ron, también es un favorito entre los guatemaltecos.

La gastronomía de la Navidad en Honduras sigue conservando sus raíces y las familias se esmeran en la preparación de los nacatamales, elaborados a base de maíz y rellenos de carne de cerdo o de pollo. Los hondureños comen además pavo o pollo relleno al horno y pierna de cerdo al horno. Como bebida sirven el rompopo y como postre, las torrejas, hechas con pan de yema de huevo, fritas en aceite y bañadas en un almíbar de azúcar afinada.

Recetas Mexicanas para Navidad

En el extenso territorio de México las tradiciones y las recetas mexicanas varían, sin embargo podríamos decir que los platos en común entre muchas de sus regiones son: el bacalao, los romeritos (guiso hecho a base de pan hierba preparado con mole, papa, nopales y camarones secos), el lomo adobado,el pozole, el pavo relleno, la ensalada de Nochebuena (hecha a base de manzana, nuez y apio con crema), los buñuelos y como bebidas, el champurrado (elaborado a base de masa de maíz, chocolate oscuro y un toque de vainilla)y el ponche(hecho a base de caña, tejocotes, tamarindo, guayaba, canela y piloncillo o panela, con un toque de ron o tequila).

En Nicaragua, en Navidad huele también a nacatamal, a pollo relleno, a pierna de cerdo y a otras delicias culinarias de tradición nica. Los dulces son muy populares por lo que las cajetas (dulce de leche) de varios sabores, la caña piña, los limones dulces no pueden faltar. Los nicaragüenses beben chicha de maíz y fresco de cacao.
En Panamá la tradición es cenar con pavo, jamón, tamales, ensaladas de papas, rosca de huevo y frutas. Mientras que en Paraguay no puede faltar el chipa guasu (a base de choclo) y el refrescante clericó, hecho con frutas de estación, vino tinto, azúcar y abundante hielo.

La cena de Navidad en Perú consiste en pavo al horno o pollo relleno, acompañados con ensaladas. Los tamales también tienen su espacio en la mesa peruana, pero para ellos no hay celebración si no se sirve chocolate caliente con panetón, un pan dulce, heredado de los europeos, relleno con frutas secas o chocolate.

Con su eterno clima caliente, en Puerto Rico la cena consiste de arroz con gandules, lechón, pasteles, morcilla, guineítos salcochados, y como postre el arroz con dulce (arroz con coco). La mesa se adorna con nueces, turrones, galletas, pasta de guayaba, frutas, y se celebra tomando el popular coquito, bebida hecha a base de ron, coco y leche.
El plato central de República Dominicana es el cerdo entero asado en puya o la pierna de cerdo horneada, acompañado de pasteles en hojas (tamales con masa de plátanos rellena de carne y envuelta en hojas de plátano). El pavo también tiene su lugar en la mesa y el complemento principal es el locrío o moro de guandules, así como la ensalada de papas, la cual incluye trocitos de manzana y petit-pois.

En Uruguay hasta hace poco el lechón y el cordero eran muy tradicionales, pero actualmente el pollo ha hecho su entrada triunfal. Los uruguayos hacen una picada que consta de fiambres o embutidos, queso, pedazos del cordero o lechón, mientras beben whisky o vino. Además comen pan dulce y budín ingles con frutas secas y turrón.
Si algo caracteriza la navidad en Venezuela, es la fusión española e indígena. No hay navidad para los venezolanos sin hallaca, hecha de harina de maíz y una gran diversidad de carnes y vegetales, todo vestido de hojas de plátano.

Otro de los platos infaltables es el pan de jamón (pan relleno de jamón, tocineta, pasas y aceitunas), la ensalada de gallina o pollo y el pernil. Entre los postres más populares está el dulce de lechoza (papaya), la torta negra (hecha con ron y frutas secas) y el panetón. Los venezolanos toman ponche de crema (ron con huevo y leche) y el siempre presente whiskey.